NUEVO ESPACIO PARA NIÑAS Y NIÑOS EN LA TELEVISIÓN MAYABEQUINA

Cuando salga al aire el espacio “Había otra vez”, las niñas y los niños güineros, -ojala después en el resto del país-, podrán disfrutar de un espacio donde relacionarse con la literatura que para ellos se escribe, y se publica, en la contemporaneidad cubana.

Importantes autores cubanos como: Enrique Pérez Díaz, Olga Martha Pérez, Omar Felipe Mauri, Nelson Simón, José Manuel Espino, Nersys Felipe y las hermanas Vian (Enid e Ivette) -por establecer algún referente- ponen a disposición de los jóvenes lectores sendas obras ancladas en las actuales relaciones sociales que afectan  a los menores.

Lejos están de reproducir patrones hegemónicos de conducta. Lo que en esta producción -tanto en  poesía como en narrativa- es novedoso son los vínculos con las miradas inquietas de quienes son sus destinatarios.

Miradas que están condicionadas por la apertura y ensanchamiento en sus canales de percepción que ha propiciado la tecnología al servicio de la producción de un nuevo imaginario. 

¿Dónde radica el problema? En que muchas veces producto y destinatario no se encuentran, ni siquiera se cruzan. Es causa de la falta de divulgación y de no haber creado, para tan digna e importante obra, una política de mercado que la ayude a cumplir su rol en la formación de los futuros ciudadanos.

“Había otra vez” es un programa concebido desde la necesidad de brindar posibles asideros a una identidad que se ve amenazada por la aculturación provocada por  la carencia de productos nacionales, de calidad, destinados a las niñas y los niños.

Está pensado desde la posibilidad de estimular la creación propia desde diversas manifestaciones del arte. La primera temporada de la serie estará dedicada a una tradición con fuerte arraigo en los pobladores de Güines; se trata de la interpretación de la Décima y el Verso Improvisado, “don” abundantemente entregado a los pobladores de esta zona de Mayabeque, Cuba, (hablamos de alrededor de un 60% de poetas repentistas activos concentrados en los poblados alrededor del  Mayabeque, río que ha devenido símbolo para los pobladores, por su participación en los emplazamientos y crecimiento económico. Aseguran orgullosos los de allí que: “(…) las aguas de su río da poetas”.

En próximas temporadas “Había otra vez” estará explorando otras zonas de la creación infantil, siempre atendiendo a que se cuiden los emplazamientos que puedan reforzar los patrones de identidad en sus destinatarios.

 

05 de mayo 2013.

Relatoría “Ítaca 2012”. “Las manos que saben tocar, aniquilan con amor.”

(A propósito del libro de poemas “Vaciados”)

“Con alegría o con dolor os he creado:

con tantos acontecimientos,

con tantas cosas.

Y todos tus sentimientos eran para mí”

                              Konstantinos Kavafis

La cotidianidad, como espacio raído, en ocasiones es justificación para el desdén y la desidia. Pero de ellas también puede emerger la luz.

Es posible, pero requiere de atención, porque sólo pasa para la vista de los que advierten esencias, un fotograma, apenas, que puede salvar toda una película. Pasa sólo para los que advierten que en su tejer de minutos, segundos y siglos, también se teje la poesía; la de los roces y los encuentros, la de los desencuentros y las esperanzas.

Con todo ese lastre aún puede alzar el vuelo aquel que se alimenta de lo cotidiano y lo transmuta en otras posibles miradas;  aquellas que nos arrebata la cotidianidad, o el vicio de mirar desde ella, no por sobre ella, dejándola que nos lleve al sitio de no retorno. Hasta que con un tirón suave, pero enérgico, como el del pescador que provoca la rebeldía del pez, ya presa, el poeta nos da la posibilidad de salvarnos, incluso por encima y a pesar de nosotros mismos.

Y ya provocados, impelidos a la caza de los instantes mágicos que nuestra propia cotidianidad nos provea somos presas del hambre que nos hace saber que existimos, que podemos salvarnos de ser esterilizados, como los casos de guayaba.

“Vaciados” puede poner en sus manos, tal vez un boleto o una justificación para un viaje como este. Ediciones Aldabón de la Asociación Hermanos Saíz,  en Matanzas, publicó el pasado año este titulo que contiene poemas de Yanier H. Palao en cuatro cuadernos, cuya edición y corrección estuvo al cuidado de René Coyra y que han sido ilustrados por Rolando Estévez.     

 Yanier H. Palao (Holguín, 1981)  ha publicado, además,  los poemarios Sombras del solo (Ediciones Holguín, 2005), Peces en bolsas de nylon (ediciones  Ávila, 2009) y  Música de fondo (Ediciones La Luz, 2010). En 2008 obtuvo el Premio Poesía de la Primavera y en 2010 la Primera Mención en el Concurso de Poesía de La Gaceta de Cuba. Como artista de la plástica ha realizado varias exposiciones y ha colaborado como ilustrador de libros.

Ahora en “Vaciados”, la posibilidad de que haga suyos estos versos, y se los tome de verdad para sí, porque a decir de su autor, no son: “Para nadie. Todavía”.

 13 de octubre de 2012.

Relatoría “Ítaca 2012”. Una frase podría salvarme

Si tuviera que elegir una frase para salvar entre todo lo que he escrito, me gustaría ser poeta. Una provocación como esta sólo podría responderla desde un emplazamiento así.

Alexis Álvarez, multipremiado artista de la plástica, de San José de las Lajas, en Mayabeque;  renueva sus  vínculos con la Asociación Hermanos Saíz del territorio para presentar una vez más su obra performática en la Casa del Joven Creador; espacio suyo por derecho de conquista, con su impronta en este  género de la creación durante la década de los ’90 y que ha mantenido, tal vez con demasiadas intermitencias (que lamentamos), para los que adquirimos una nueva forma de mirar, de palpar la creación artística y la vida, a través de sus propuestas. 

Esta vez su centro de inspiración fue la poesía que habría de ser protagonista del encuentro propiciado por la institución entre los días 11 al  13 de octubre a propósito de ÍTACA, Jornada de la Joven Poesía en Mayabaque.

Los poetas, cuyas obras pasarían a ser el plato fuere del evento, eligieron versos que desfilaron por la pasarela, ahora hechos cuerpo y obra plástica. Actos que fueron capaces de provocar una recepción aguda, intensa en todos los que asistieron a la jornada inaugural.  Con amigos, no precisamente vinculados  al creación artística, los miembros del proyecto de danza V Elemento, y mucho ingenio; se organizó otro de aquellos desfiles insólitos que aparecen en medio de los “no se puede y los no hay como” para demostrar que sí es posible.

Dar “Mis pulmones a la Tierra…” (Nurys Quintero) y un árbol con mariposas por hojas, ahora al borde del riesgo de perder el contacto con el aire, obligados a enfundarnos en escafandras, sería el mejor acto de agradecimiento por la vida y la poesía cuando te roza como queriendo decir “Llegué a ti para desarrollar alguna cosa” (Josué Pérez Rodríguez -Joes-) y te sumerge, hechizado en “El cielo anegado en sangre…” (Yosnel Salguero Sánchez), sin poder escapar a su influjo porque ya eres presa de la poesía y “Cada palabra está escrita en tu cuerpo” (Marfrey Cruz Medina). “No es nada” (Yanier H. Palao), sólo un agradecimiento, un compromiso, un vínculo y una deuda que  contraemos con el deseo de apreciar más.

Por suerte no acaba a aquí.

Lo más peculiar es que este performance no es cosa de un encuentro, sino de tres, continuados. Las Varietees, abren en las noches presentando mezclas de  espectáculo danzario, teatro, y humor con los integrantes del proyecto RAMUF y los de V Elemento.

Y para cuando el telón de la Jornada de Poesía Joven ÍTACA 2012, en Mayabeque,  haya caído, la esperanza de que estos encuentros continúen, que nos continúen enfrentando con la realidad y brindando la posibilidad de la participación activa, al menos desde la ubicuidad de un receptor que ya no se pueda llamar neófito porque basta una vez con el contacto para que se abra una puerta que no puede ser cerrada y un camino que ya no podrá ser desandado.

Así es el arte que nos propone Alexis Álvarez, búsqueda incesante provocados por un guía avezado, para, tal vez un día, darnos cuenta que todas las respuestas están en uno mismo. Mientras, él disfruta de llevarnos hasta la pregunta.

 

11 de octubre de 2012, 10:00 p.m.

Relatoría “Ítaca 2012” . Hasta el límite de los sentidos

Las “Ítacas” siguen espacios para continuar creciendo, así nos la dejó en herencia el verso de Kavafis.

Años atrás, los poetas jóvenes de La Habana[1], crearon Ítacas a la orilla de sus playas para intercambiar imágenes en palabras. “Imágenes detenidas entre incertidumbres… “, tal como las definiera Rito Ramón Aroche en la tarde del jueves 11 de octubre de 2012, en Mayabeque.

La Asociación Hermanos Saíz de la provincia Mayabeque ha decidido continuar estos encuentros de intercambio, este año desde su sede en la Casa del Joven Creador, en San José, el evento se organizó entre los 1días 11 al 13 de octubre de 2012 y en su día inaugural prersentó al público los libros “La ficción de la luz” de Julia Cabalé (Premio David, 2001) y “El libro de los sentidos” de Caridad Atencio , tíulo galardonado con el  Premio dela Crítica, 2010, que por primera vez se concede -a decir de la poeta- a un escritor de su grupo coetáneo .

Sobre las bases de la creación poética abordó después el crítico y escritor Rito Ramón Aroche ubicando estas, tal vez “…desde que el niño entre  las latas hierbas gritaba: El lobo, el lobo; y el lobo no estaba allí…” Desde la revisitación de esta imagen el autor definió entornos, espacios, patrones, visiones que fueron conformando un arte, por suerte vivo, que se reinventa en cada creador.

Como pájaro en mano, “El libro de los sentidos” en el que Caridad Atencio propone un diálogo entre versos y prosa poética con anclajes en la  cotidianidad demostrada en la inclusión de fotografías; a confesión de la autora, un hibrido que creció, amén de la no aceptación primaria de quienes lo sopesaron  en sus orígenes, pero que hoy es.

Otra vez el verso protagonista del encuentro en un recital que nos reencontró con la poética de Julia Cabalé, ahora desde la “Ceremonia del Tacto” (Premio David, 2001), dejando aflorar sentidos y sentimientos desde los versos que Caridad Atencio compiló y transmutó para evocar vivencias para y desde la memoria de en su auditorio y una propuesta que nos convoca a un libro par el futuro que recoja memorias y visones de Rito Ramón Aroche.

Hasta que tal vez arribemos al límite de los sentidos.

 

 

11 de octubre de 2012, 5:00 p.m.


[1] La provincia La Habana surge con la división política administrativa del país de 1973.  Derogada en 2011, en la actualidad provincias Mayabeque y Artemisa.